Biblioteca Popular José A. Guisasola




Por aquellos tiempos el que pisaba fuerte en el monte era el tapir. Hacía retumbar el suelo con sus trotes, y los otros animales, o le decían a todo que sí o tenían que irse muy lejos.

Y sucedió que don tapir quiso casar a su hija, pero, eso sí, nada de bichos de medio pelo. Tenía que ser algo muy especial.

La tapircita estaba de acuerdo, ¡pero no había candidato que le viniera bien!

—¡Ay no! –decía–. Ese tiene el pelo muy áspero.

—¡Ay no! Este tiene el pelo muy largo...

—¡Ay no! Aquel tiene el pelo muy corto...

—¡Ay no, ay no, ay no!

Para terminar con la historia, y para que su hija pudiera elegir mejor, el tapir ordenó que desfilaran todos los animales peludos de mil leguas a la redonda.

—Lo que me gustaría –había dicho la tapircita– es un novio que tenga en la cabeza un penacho muy blanco, que tenga en el lomo dibujos cuadraditos de todos los colores, que tenga la cola más larga del mundo y que tenga y que tenga y que tenga...

Cuando llegó el día del concurso, los candidatos hicieron una larguísima fila y pasaron y pasaron. Uno tras otro fueron pasando haciéndose la propaganda.

—Yo soy el tigre, y si no tengo cuadraditos, tengo unas manchas que me hacen casi invisible en la selva. Y los colmillos más filosos.

—¡Ay, no! ¡Qué bicho más manchado! –dijo la tapircita–.

—Yo soy el oso hormiguero, tengo una larga tira blanca en el lomo y las uñas más largas y más fuertes.

—¡Ay, no! ¡Qué bicho más uñudo!

—Yo soy el conejo, y tengo las orejas más largas y el pelo más suave, y sé saltar como ninguno.

—¡Ay, no! ¡Qué bicho más orejudo!

Y así seguían desfilando y desfilando, y sólo se escuchaba un “¡Ay no, ay no y ay no!”.

El sapo, que estaba mirando todo, puso cara de “yo no tengo nada que ver” y se fue para otro lado.

Y pasaron y pasaron. Los unos y los otros.

También quiso pasar don araña pollito, que sostenía que él era un animal peludo. Casi se arma una pelea, pero al final entendió que la cosa era entre mamíferos y que él tenía demasiadas patas.

El ambiente en el monte ya se estaba poniendo medio espeso cuando a la tapircita se le pusieron los ojos del tamaño de un girasol.

En medio de los murmullos asombrados del monte llegó el esperado príncipe azul.

—Yo soy el opas –dijo–.

Todos miraron con sorpresa a ese animal desconocido.

Tenía cuadraditos en el lomo con los colores más hermosos, un penacho en la cabeza tan blanco y tan suave que parecían las plumas de una garza. Y la cola... una cola tan larga como siete colas de zorro.

—¡Ay sí! –dijo la tapircita–.

No había nada más que decir. Don tapir decidió que esa misma noche se hiciera la fiesta.

Pero fue una mala noche para la hija del tapir, porque el opas la dejó compuesta y sin visita.

Y mientras el tapir zapateaba de rabia y lo hacía buscar por todo el monte, el río llevaba flotando hacia quién sabe dónde un manojo de plumas de garza, unos misteriosos pedacitos de pieles pintadas y siete colas de zorro atadas en ristra.

Mientras tanto, el sapo se reía bajito, debajo de un yuyo, y murmuraba:

—Ja, si sabrá de pelos finos este sapo.



FIN


Gustavo Roldán, “Animal de pelo fino”, en: El carnaval de los sapos,
Buenos Aires, Sudamericana, 2005.



Fuente: NAP (Núcleos de Aprendizaje Prioritarios) Cuadernos para el aula: Lengua 5 (Formato PDF)
- 1a ed. - Buenos Aires: Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología de la Nación, 2007
http://edaicvarela.blogspot.com.ar/2012/09/gustavo-roldan.html
EDAIC Varela (Equipo Distrital de Alfabetización Inicial y Continua)

"Argentina crece leyendo"

Garabatos sin © (2009/2017)

“Por una biblioteca popular más inclusiva, solidaria y comprometida con la sociedad”
Ir Arriba